El Club Privado para foodies
Pedido - € 0,00

No tienes artículos en tu pedido.

Volver a la página anterior

Ferran y Albert Adrià

AGOTADA
€ 115,00

AGOTADA


LA CAJA DE LOS LYOS
Dos productos, dos conceptos

'El snack del futuro', así es como ellos mismos califican el contenido de su caja. La ChefBox de los Adrià es una clara invitación a pensar, crear y divertirse de una manera sana y natural.

En la caja encontrarás:

- LyoFresa, Lyo-Sabores Albert y Ferran Adrià (15gr)
- LyoFrambuesa, Lyo-Sabores Albert y Ferran Adrià (15gr)
- LyoPiña, Lyo-Sabores Albert y Ferran Adrià (15gr)
- LyoBanana, Lyo-Sabores Albert y Ferran Adrià (15gr)
- LyoGrosella, Lyo-Sabores Albert y Ferran Adrià (15gr)
- LyoHigo, Lyo-Sabores Albert y Ferran Adrià (15gr)
- LyoMaíz, Lyo-Sabores Albert y Ferran Adrià (15gr)
- LyoMango, Lyo-Sabores Albert y Ferran Adrià (15gr)
- LyoFruitMix, Lyo-Sabores Albert y Ferran Adrià (25gr)

- 3 Tabletas de Chocolate Negro, Escribà (3 x 100gr)
- 3 Tabletas de Chocolate Con Leche, Escribà (3 x 100gr)
- 3 Tabletas de Chocolate Blanco, Escribà (3 x 100gr)

- Bol plegable de silicona, Lékué
- Espátula de silicona, Lékué
- Pinzas de cocina profesionales

- Ficha con las combinaciones posibles recomendadas por los chefs
- ChefBook con toda la información acerca de esta ChefBox

Dos productos y dos conceptos para que les saques el máximo partido.

Esta ChefBox es un auténtico juego de sabores que tú mismo deberás combinar.

Detalles

Marta Fernandez Guadaño
Creadora del portal Gastroeconomy

En cualquier plato del planeta, un inquieto ‘foodie’ podrá encontrarse una espuma o, tal vez, una ‘sferificación’. Es, sencillamente, la ‘huella Adrià’. O, lo que es lo mismo, la materialización práctica de una revolución gastronómica de calado mundial gestada desde Cala Montjoi. En esta playita de la Costa Brava, el matrimonio formado por Hans y Marketta Schilling abrió un chiringuito llamado elBulli en los años sesenta del siglo pasado, que fue alimentando una vocación gastronómica y que, en 1983, unió su destino con Ferran Adrià (Hospitalet de Llobregat, Barcelona, 1962). Dos años después, su hermano Albert se incorporó a Cala Montjoi. ¿Cuál es el mérito de un hombre del que se ha escrito todo y más? Ferran Adrià imaginó una nueva forma de cocinar en la que todo es posible, no hay lugar para la ortodoxia, la innovación es un ingrediente más potente que el mejor producto y algo aún más ambicioso: los conocimientos culinarios se comparten con la aspiración de generar sinergias creativas. Como compañero de viaje, figura Juli Soler, ‘traductor’ en la sala de la brillante cocina gestada en los fogones de elBulli.

Detrás de este planteamiento, se esconde el descaro de platos como la espuma de erizos (la primera realizada en frío con sifón por Adrià y su equipo), el ajoblanco, el mojito y la caipirinha, la ‘air-baguette’, los sesos de liebre, el ‘shabu-shabu’ de piñones, los cacahuetes miméticos o el papel de flores; junto a aportaciones como el menú degustación como mejor fórmula en un espacio gastronómico o el cierre anual en temporada baja para dedicar tiempo a la creatividad gastronómica desde un taller. Como inspirador crucial en esta vanguardia gastronómica generada en elBulli, hay un nombre clave, que es Albert Adrià (Hospitalet de Llobregat, Barcelona, 1969). Creativo e inquieto, el menor de la saga cambió, primero, la locura ‘bulliniana’ de Cala Montjoi por el bar de tapas Inopia (germen de una auténtica ‘gastrotendencia’: la alta cocina de barrio) para, más tarde, dar la señala de alarma: “Hemos creado un monstruo ingestionable; o lo matamos, o lo domesticamos”.

Con el ‘monstruo’ a cuestas y con la rutina como máximo enemigo, Ferran Adrià redondeó su particular revolución con el cierre de elBulli bajo su formato de restaurante el 30 de julio de 2011. ¿Cansancio? ¿Rentabilidad? ¿Fin de un formato? ¡NO! Detrás de una decisión tajante y aparentemente loca, hay el convencimiento real de que el próximo capítulo de la revolución ‘made in Adrià’ se escribirá en elBullifoundation. Tecnología como eje estratégico, sinergias con otras disciplinas y creación de La Bullipedia componen el proyecto más apasionante de la gastronomía mundial. Como artífices, por supuesto, están Ferran, Albert y una docena de personas de confianza de la ‘familia Bulli’.

Preparémonos para ser testigos a partir de 2014 de la puesta de largo de elBullifoundation. Se avecina una época muy interesante. Mientras, ‘foodies’ del mundo, tomen nota de estas pistas ‘hijas’ del talento de Albert Adrià: 41º es un ‘minBulli’ que funciona como coctelería con menú degustación de 41 pases en el Paralelo barcelonés, donde Tickets imagina cada día el tapeo contemporáneo. Y los proyectos no paran: ya están llegando Pakta, Yaguarkan y La Vermutería del Tickets. Es el ‘sello Adrià’ a pie de calle.

Información adicional

Información La caja de los Lyos
Dos productos, dos conceptos
Descripción adicional El sentido del humor ha estado siempre presente en la cocina de los hermanos Adrià y esta vez también se han propuesto sorprendernos con la Caja de los Lyos. Los Adrià pretenden que estrujemos nuestro cerebro.¿Estás preparado para liofilizar tus ideas?
 
Características

Marta Fernandez Guadaño
Creadora del portal Gastroeconomy

Juego, diversión, despiste, atrevimiento, provocación e, incluso, un ordenado caos. Si estos ‘ingredientes’ se aplican al ámbito gastronómico, ¿en qué pensaríamos? Seguro que en algún cocinero de vanguardia, pero yendo al origen de este movimiento con repercusión mundial, aparecerían dos nombres evidentes: Ferran y Albert Adrià.

En elBulli, el espacio de Cala Montjoi desde el que revolucionaron la gastronomía mundial, todo era un lío. Sin aquel lío, nada de lo ocurrido en aquel rincón hubiera sido posible. Ésta es la filosofía que marca la caja diseñada por los hermanos Adrià, basada en un mensaje clave para el ‘comensal’: esta caja guarda el snack del futuro.

La bautizada por los hermanos Adrià como ‘La Caja de los Lyos’ tiene doble creador (Albert y Ferran), pero también doble protagonista en forma de dos productos: frutas liofilizadas y… chocolate. Y, como trasfondo, surge un doble concepto: los liofilizados se pueden comer solos o acompañados de chocolate.

Así que ‘lyo’ es el perfecto juego de palabras para esta sorpresa basada en la liofilización, una de las técnicas inventadas por los Adrià y su equipo en elBulli. Se basa en un método aparentemente sencillo que es utilizado en la cocina contemporánea: se consigue la deshidratación –en este caso– de la fruta a través de un proceso en frío o por congelación (de hecho, existen unas máquinas llamadas ‘liofilizadoras’). Así se extrae el agua y se obtiene un producto natural con un sabor más concentrado y el mismo color y olor.

Al abrir esta caja, la idea es respirar un premeditado desorden en forma de colores. Encontrará nuestra Chefbox más colorida con una montón de bolsas de liofilizados que tienen varios sabores: banana, frambuesa (también en polvo), fresa (entera y cortada), grosella, higo, maíz, mango, piña y un ‘fruit mix’. En cuanto al chocolate, hay tres tipos: blanco, con leche y negro. La caja también contiene las ‘herramientas’ necesarias (como un bol y una espátula) para idear sus personales lyos.

Un mensaje más a tener en cuenta: estos liofilizados plantean un juego, pero también constituyen un snack muy saludable apto para todos los públicos y, en concreto, para niños. Esta versión de las ‘frutas’ apenas tiene calorías, lo que convierte los liofilizados en un magnífico bocado para comer solo como picoteo o acompañado, por qué no, de una cerveza o un cóctel.

El ‘talento Adrià’ aspira a un comensal comprometido, atrevido y entregado porque, para disfrutar de esta caja, toca “pensar, crear y divertirse”, como señalan sus artífices.

En cualquier caso, cada uno puede elegir su personal combinación de lyos. Y existe una sencilla pista para iniciarse en el muy bulliniano ‘universo lyos’: fundir el chocolate, elegir la fruta liofilizada (el lyo) favorita, la fórmula a aplicar… y prepararse para disfrutar.

Por si alguien se pierde y busca cierta inspiración, la caja también incluye unas fichas explicativas con diferentes formas de comer los lyos. En realidad, se trata de unir ideas a partir de un ‘mapa’ de sabores liofilizados con el fin de crear conceptos con o sin chocolate. ¿Qué tal unir el plátano con chocolate blanco fundido o la fresa con chocolate negro? Son sólo algunas opciones porque aquí se trata de probar y ensayar sabores como en un juego de niños, en el que, además, están obviamente invitados los más pequeños de la casa con el objetivo de que aprendan en la cocina, utilicen la imaginación y coman sano.

La fruta liofilizada también materializa un testimonio histórico: estuvo presente en el último plato de la cena servida en elBulli el 30 de julio de 2011, día de cierre del espacio de Cala Montjoi bajo su formato de restaurante. Adrià y su equipo la utilizaron en el Melocotón Melba, su versión del conocido postre firmado en el siglo XIX por Auguste Escoffier en horno a la cantante australiana de ópera Nellie Melba. Era el plato 1846 creado en elBulli y también era la fecha de nacimiento del cocinero francés.

Por lo tanto, usted está ante un snack contemporáneo y que mezcla historia, investigación y talento culinario.

Escriba su propia opinión

Only registered users can write reviews. Please, log in or register